FANDOM


Spoiler cabecera

Hijo del amanecer es la primera historia corta en Fantasmas del Mercado de Sombras, escrita por Cassandra Clare y Sarah Rees Brennan[2]. Fue publicada el 10 de abril de 2018.[3]

Información conocidaEditar

  • Esta historia está ubicada en la ciudad de Nueva York, cuando el joven Jace llegó y conoció a Izzy y Alec.[4]
  • Fue la única entrega que no seguirá cronológicamente a la siguiente.[4]
  • Raphael es el líder de facto del clan de vampiros de Nueva York en el momento de la historia. Raphael es amigable con Tessa y sabe lo suficiente sobre Jem que siente que puede aproximarse a él en el Mercado de Sombras cuando necesita el auxilio de los cazadores de sombras al lidiar con una verdaderamente vil amenaza en la ciudad. También vemos mucho más sobre cómo Raphael y Lily trabajaban como equipo, y las diferentes formas en que ambos respondían al reunirse con Jem.[5]
  • Esta entrega tuvo partes contadas desde el punto de vista de Isabelle.[6]

AdelantosEditar

Adelanto #1

"¡No! Es mejor para tus padres no saber que sucedió en absoluto. Solo fue mala suerte que uno de ellos me atrapara. Soy un buen luchador", Jace protestó de forma tajante.

Era tan vehemente que casi era alarmante. Si no tuviese once años, Isabelle habría pensado que estaba preocupado de que pudieran enviarlo lejos por ser un soldado inadecuado.

"Obviamente eres genial", dijo Alec. "Solo necesitas cuidarte las espaldas".

Puso su mano ligeramente en el hombro de Jace mientras hablaba. Fue un pequeño gesto que Isabelle ni siquiera hubiera notado, excepto por el hecho de que nunca había visto a Alec contactar así con alguien que no fuese de la familia y que Jace Wayland se quedó perfectamente inmóvil al tacto, como si temiera que el más pequeños movimiento asustaría a Alec.

"¿Duele mucho?" Alec agregó simpáticamente.

"No," susurró Jace Wayland.

Isabelle pensó que estaba perfectamente claro que Jace Wayland clamaría que si le cortaban una pierna no le dolería, pero Alec era un alma honesta.

"De acuerdo," dijo su hermano. "Déjame tomar algunas cosas de la enfermería. Ocupémonos de esto juntos."

Alec asintó de una forma alentadora y fue a agarrar suplementos de la enfermería, dejando a Isabelle y a este chico raro y sangrante juntos a solas.

"Así que tú y tu hermano parecen... realmente cercanos," dijo Jace.

Isabelle parpadeó. "Seguro."

Que concepto, ser cercano con tu familia. Isabelle se refrenó de ser sarcástica ya que Jace no estaba bien y era un invitado.

"Entonces... supongo que van a ser parabatai," Jace aventuró.

"Oh, no, no lo creo," dijo Isabelle.

Adelanto #2

"¿Jonathan?" Maryse comentó. "¿Alguien alguna vez te llama algo más?"

"No", dijo Jonathan Wayland. "Mi padre solía contar una broma acerca de tener a otro Jonathan, si no era lo suficientemente bueno".

Isabelle no pensó que fuera una broma.

"Siempre pienso que nombrar a uno de nuestros hijos Jonathan es como los mundanos que llaman a los niños Jebediah", dijo la madre de Isabelle.

"John", dijo su padre. "Los mundanos a menudo llaman a sus hijos John".

"¿Lo hacen?" preguntó Maryse, y se encogió de hombros. "Podría haber jurado que era Jebediah".

"Mi segundo nombre es Christopher", dijo Jonathan. "Puedes ... puedes llamarme Christopher si quieres".

Maryse e Isabelle intercambiaron una mirada parlamentaria. Ella y su madre siempre habían sido capaces de comunicarse así. Isabelle pensó que era porque eran las únicas chicas, y especial la una para la otra. No podía imaginar a su madre diciéndole algo que no quisiera escuchar.

"No vamos a cambiarte el nombre", dijo mamá en voz baja.

Isabelle no estaba segura de si su madre estaba triste porque Jonathan pensaba que harían eso, le daría un nombre diferente como si fuera una mascota, o triste de que él los dejaría.

"Tal vez un apodo", propuso Maryse. "¿Qué pensarías de Jace?"

Adelanto #3

Cada mundo contiene otros mundos dentro de él. La gente deambula por todos los mundos que pueden encontrar, en busca de sus hogares.

Algunos humanos pensaban que su mundo era el único mundo que había. Poco sabían de otros mundos tan cercanos a los suyos como una habitación, o los demonios tratando de encontrarles una puerta, y los cazadores de sombras que bloqueaban esas puertas. Menos aún sabían del Submundo, la comunidad de criaturas mágicas que compartían su mundo y formaban su propio espacio.

Cada comunidad necesita un corazón. Tenía que haber un área común donde todas pudieran reunirse, comerciar por bienes y secretos, encontrar el amor y la riqueza. Había Mercados de Sombras, donde se encontraban subterráneos y aquellos con la Visión, en todo el mundo. Por lo general estaban afuera.

Incluso la magia era un poco diferente en Nueva York.

El teatro abandonado en Canal Street se había mantenido desde la década de 1920, testigo silencioso de la actividad que era la ciudad, pero no parte de ella. Los humanos que no tenían la Visión pasaban por su fachada de terracota con prisa en sus propios asuntos. Si le prestaban atención al teatro, pensaban que era tan oscuro e inmóvil como siempre.

No podían ver la bruma de la luz de las hadas que convertía el anfiteatro destripado y los salones de hormigón desnudos en dorados. El Hermano Zachariah podría.

Caminaba, una criatura de silencio y oscuridad, a través de salas con azulejos amarillos sol, paneles de oro y rojo ardiendo en el techo sobre él. Había bustos mugrientos con la edad establecidos en alcobas a lo largo de las paredes, pero esta noche las hadas habían engatusado flores y hiedra para enredarlas. Los hombres lobo habían puesto pequeños adornos que representaban la luna y las estrellas en las ventanas tapiadas, dando brillo a las deterioradas cortinas rojas que aún colgaban en los marcos arqueados. Había lámparas con marcos que le recordaron al Hermano Zachariah hace mucho tiempo, cuando él y todo el mundo habían sido diferentes. En una gran sala de teatro resonante colgaba un candelabro que no había funcionado en años, pero esta noche la magia de brujo había abarcado cada bombilla con una llama de diferentes colores. Como joyas ardientes, amatista y rubí, zafiro y ópalo, su luz creó un mundo privado que parecía nuevo y antiguo, y restauró el teatro a toda su gloria anterior. Algunos mundos solo duraban una noche.

Si el Mercado tuviera el poder de brindarle calor e iluminación solo por una noche, el Hermano Zachariah lo habría tomado.

Una mujer hada persistente había tratado de venderle un amuleto de amor cuatro veces. Zachariah deseó que tal encanto le funcionara. Criaturas tan inhumanas como él no dormían, pero a veces se recostaba y descansaba, esperando algo como la paz. Nunca venía. Pasaba sus largas noches sintiendo el amor deslizarse entre sus dedos, más un recuerdo por ahora que un sentimiento.

El Hermano Zachariah no pertenecía al Submundo. Era un cazador de sombras, y no solo un cazador de sombras, sino uno de la hermandad encapuchada y encubierta dedicada a los secretos arcanos y los muertos, juramentada y dirigida al silencio y la retirada de cualquier mundo. Incluso su propia clase a menudo temía a los Hermanos Silenciosos, y los subterráneos normalmente evitaban a cualquier cazador de sombras, pero los subterráneos estaban acostumbrados a la presencia de este cazador de sombras en los Mercados ahora. El Hermano Zachariah había estado viniendo a los Mercados de Sombras durante cien años, en una larga búsqueda que incluso él había empezado a creer que sería infructuosa. Sin embargo, continuó buscando. El Hermano Zachariah tenía poco, pero lo único que tenía era tiempo, y siempre había tratado de ser paciente.

Esta noche, sin embargo, ya había quedado decepcionado. El brujo Ragnor Fell no tenía palabras para él. Ninguno de sus pocos contactos, minuciosamente reunidos a lo largo de las décadas, había asistido a este mercado. No se demoraba porque disfrutaba de este Mercado sombrío, sino porque recordaba haber disfrutado de los Mercados una vez.

Se habían sentido como un escape, pero el Hermano Zachariah apenas recordaba el deseo de escapar de la Ciudad de Hueso, a donde pertenecía. Siempre en el fondo de su mente, frías como una marea esperando a llevarse todas las demás cosas, estaban las voces de sus hermanos.

Lo estaban instando a volver a casa.

El Hermano Zachariah se volvió bajo el brillo de las ventanas con paneles de diamantes. Estaba saliendo del Mercado, abriéndose camino entre la multitud que reía y reía, cuando escuchó la voz de una mujer que decía su nombre.

"Dime otra vez por qué queremos a este Hermano Zachariah. Los nefilim normales son lo suficientemente malos. Ángel en las venas, palos en el trasero, y apuesto a que con los Hermanos Silenciosos es todo un estado nayor. Definitivamente no podemos sacarlo para el karaoke."

La mujer hablaba en inglés, pero la voz de un niño le respondió en español: "Tranquila, lo veo".

Eran un par de vampiros, y cuando se volvió, el chico levantó una mano para atraer la atención de Zachariah. El vampiro con la mano en alto parecía tener quince años como mucho, y la otra como una mujer joven de unos diecinueve años, pero eso no le decía nada a Zachariah. Zachariah todavía parecía joven también.

Era extraño que un subterráneo extraño quisiera su atención.

"¿Hermano Zachariah?" preguntó el chico. "Vine a conocerte".

La mujer silbó. "Ahora veo por qué podríamos quererlo. Hola, Hermano Mackariah".

¿Lo hiciste? El Hermano Zachariah le preguntó al niño. Sintió lo que una vez hubiera sido sorpresa, y ahora al menos era intriga. ¿Puedo ser de alguna utilidad para ti?

"Ciertamente espero que sí", dijo el vampiro. "Soy Raphael Santiago, segundo al mando del clan de Nueva York, y no me gustan las personas inútiles".

Adelanto #4

"¿Qué significan las iniciales? En tu bastón. ¿Todos los Hermanos Silenciosos los tienen?"

Miraron juntos al bastón. Las letras estaban gastadas por el tiempo como la propia carne de Zachariah, pero habían sido golpeadas profundamente en la madera en los lugares precisos donde Zachariah las pondría en sus manos cuando peleaba. Entonces, de alguna manera, siempre estarían peleando juntos.

Las letras eran W y H.

No, dijo el hermano Zachariah. Soy el único. Las tallé en el bastón en mi primera noche en la Ciudad de Hueso.

"¿Eran tus iniciales?", preguntó el chico, su voz baja y un poco tímida. "¿Cuando eras un cazador de sombras, como yo?"

El Hermano Zachariah todavía se consideraba un cazador de sombras, pero Jonathan claramente no se refería a ninguna ofensa.

No, dijo Jem, porque siempre era James Carstairs cuando hablaba de lo que era más querido para él. No el mio.

PersonajesEditar

Mencionados:

TriviaEditar

  • El título de la historia es tomado de la cita "¡Cómo caíste del cielo, oh Lucifer, hijo de la mañana!" [7], del texto hebreo del Libro de Isaías en el que a veces Lucifer es referido como "hijo del amanecer" —o hijo de la mañana— además de su título más conocido "estrella de la mañana" o "lucero del alba" (הילל בן שחר).[8]
  • La portada oficial fue revelada en un artículo de Happy Ever After de USA Today.[9]

GaleríaEditar

PortadasEditar

ReferenciasEditar

Este artículo utiliza contenido total o parcial de una página de Shadowhunters Wiki en inglés. (Ver historial).


Las Crónicas de Cazadores de Sombras de Cassandra Clare
Cazadores de Sombras
Ciudad de Hueso Ciudad de Ceniza Ciudad de Cristal
Ciudad de los Ángeles Caídos Ciudad de las Almas Perdidas Ciudad del Fuego Celestial
Los Orígenes Renacimiento
Ángel Mecánico Lady Midnight
Príncipe Mecánico El Señor de las Sombras
Princesa Mecánica La Reina del Aire y la Oscuridad
Las Últimas Horas Las Maldiciones Mayores
Cadena de Oro Los Pergaminos Rojos de la Magia
Cadena de Hierro El Libro de lo Blanco Perdido
Cadena de Espinas Los Libros Negros de los Muertos
Las Crónicas de Magnus Bane Cuentos de la Academia de Cazadores de Sombras
Lo que realmente pasó en Perú Bienvenidos a la Academia de Cazadores de Sombras
La reina fugitiva El Herondale perdido
Vampiros, pastelitos y Edmund Herondale El demonio de Whitechapel
El heredero de medianoche Nada más que sombras
El auge del hotel Dumort El mal que amamos
Salvar a Raphael Santiago Reyes y príncipes pálidos
La caída del hotel Dumort Sabor amargo
¿Qué comprarle a un cazador de sombras que tiene de todo?
(y con el que, de todas formas, no estás saliendo oficialmente)
La prueba de fuego
La última batalla del Instituto de Nueva York Nacido para la noche eterna
El curso del amor verdadero (y las primeras citas) Los ángeles descienden dos veces
El buzón de voz de Magnus Bane
Fantasmas del Mercado de Sombras
Hijo del amanecer
Emite largas sombras
Cada cosa exquisita
Aprender sobre la pérdida
Un amor más profundo
Los malvados
La tierra que perdí
A través de la sangre, a través del fuego
El mundo perdido
Caído por siempre
Próximos
Cazadores de Sombras: Los Poderes del Mal
Cazadores de Sombras: Las Traiciones Secretas
Extras
La Historia de Notables Cazadores de Sombras y Habitantes del Submundo
Códice de los Cazadores de Sombras
Cazadores de Sombras y Subterráneos
La fiesta de compromiso
Libro oficial para colorear de Cazadores de Sombras
Las Crónicas de Cazadores de Sombras (Extras)
Novelas gráficas
Ciudad de Hueso: La Novela Gráfica
Cazadores de Sombras: Los Orígenes - Serie Manga
Ángel Mecánico: Manga Príncipe Mecánico: Manga Princesa Mecánica: Manga
Cazadores de Sombras: La Novela Gráfica: 1, 2, 3 y 4
Adaptaciones
Cazadores de Sombras: Ciudad de Hueso
Cazadores de Sombras: Ciudad de Hueso (videojuego)
Shadowhunters: The Mortal Instruments
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.