Wiki Shadowhunters en Español
Advertisement
Wiki Shadowhunters en Español
Spoiler cabecera.png

En esta página habrá una recopilación de los extras, escenas eliminadas, historias cortas y otras características adicionales o contenido especial dentro de la serie, lanzado junto con Cazadores de Sombras: Las Últimas Horas o por la propia Cassandra Clare.

La cadena de oro[]

Días Pasados[]

Cassandra Clare lanzó diez cuentos que giran en torno a los personajes de Cazadores de Sombras: Las Últimas Horas y abordan sus pasados ​​y los principales incidentes de sus vidas. Fueron lanzados en línea de forma gratuita, una vez al mes antes de la publicación de La cadena de oro.

Puedes encontrarlos traducidos aquí.

Cuento de hadas en Londres. Una historia con Will y Tessa[]

Es la historia corta que trata de la noche de bodas de Will Herondale y Tessa Gray. Fue incluida con primeras versiones de La cadena de oro y más tarde fue publicada de forma íntegra online por la autora.

Puedes encontrarlo traducido aquí.

Carta de Ragnor a Magnus[]

Fuente: Boletín de Cassandra Clare
Una carta de Ragnor Fell a Magnus Bane durante los eventos de La cadena de oro. Esta carta se incluyó en la edición especial del libro de Waterstone y en la caja del libro de Indigo.

De la pluma de Ragnor Fell, ex Gran Brujo de Londres Messr. Magnus Bane, c / o el Instituto de Nueva York

Mi buen señor

Como antiguo Gran Brujo de Londres y conocido desde hace algunos años, sentí que era mi deber escribirle como cortesía con respecto a su interés en el envío de piel de sapo del año pasado. Aunque algunos sienten que los Sres. Fade y Nix no deberían haber reclamado la mayor parte para sí mismos, son los High Warlocks de Londres y Nueva York respectivamente, y creo que tienen derecho a toda la piel de sapo que deseen.

Allí. Mis diversos enemigos nunca leyeron más allá de las primeras líneas. Un lote espantoso e inactivo hasta los huesos.

¿Cómo estás, Magnus, joven idiota? Mi última carta le fue devuelta con un mensaje en el que decía que ya no era bienvenido en un establecimiento respetable. Naturalmente, me decepcionó, pero no me sorprendió saber que otro hotel te echó fuera. ¿Cuándo comprará una residencia y se instalará?

Te escribo desde Capri, ese denso montón de cal, roca y marisco, donde el cielo al menos es azul y la soledad un alivio. Londres está positivamente repleta de subterráneos recién llegados, ya que el director del Instituto de Londres ha dejado muy claros sus amables sentimientos hacia los subterráneos. William Herondale se casó con uno, después de todo. Él y su esposa permanecen dedicados el uno al otro con esa intensidad particular que se encuentra en el corazón de las estrellas y los matrimonios que escandalizan a la sociedad bailando juntos. Herondale también menciona con frecuencia su afecto duradero por ti y, por lo tanto, su deseo de conocerme mejor. Herondale nunca me ha gustado mucho y llevo diecinueve años poniendo excusas para venir a tomar el té. Gracias por eso.

En cualquier caso, no le escribo sobre el tema de Will Herondale, sino sobre el tema de sus hijos. De hecho, todo un grupo de jóvenes Nephilim se está volviendo absolutamente loco.

Puedo rastrear el comienzo de los disturbios desde la llegada de una joven a nuestra hermosa ciudad. Lleva el pelo teñido con henna y para sorpresa de nadie es una jovencita perfecta. Su nombre es Cordelia Carstairs.

Naturalmente, esta joven despreocupada está involucrada con Herondales. Creo que recordará al hijo de Will, James, de su breve pero agitada visita en la que lo vimos disparar las luces de los candelabros en un ataque de dramática miseria. Aunque su puntería puede haber mejorado, su buen sentido seguramente no lo ha hecho, ya que se ha lanzado de lleno a la investigación de los ataques de demonios diurnos que han sacudido a Nephilim London.

James tiene una hermana, Lucie Herondale, una niña agradable pero extraña que parece estar en estrecha relación con la mitad de los fantasmas de Londres. Lucie es la conexión con la señorita Cordelia Carstairs. Los dos son amigos de la infancia, gordos como ladrones. Tienen la intención de convertirse en parabatai . Pero el problema no acaba ahí. James Herondale es también el cabecilla de un grupo de bribones Nephilim.

Primero, está el parabatai de James , Matthew Fairchild, que tiene el libertinaje particular de un joven que quiere ser tratado como un viejo cínico sabio, olvidando que apenas ha estado en esta tierra el tiempo suficiente para alimentarse. Es todo claveles verdes y levitas de terciopelo y una petaca con monograma en el bolsillo. Lo aprobarías. Si vienes a Londres, sin duda lo conocerás; es un visitante frecuente de todos los lugares menos sabrosos de los subterráneos. Generalmente lo considero infeliz pero al menos inofensivo. Es mejor que los Nephilim ahoguen sus penas que nos corten la cabeza.

También está la cuestión de los Lightwood. No me pregunten qué Lightwoods pertenecen a qué rama de la familia, porque no lo sé y tengo poco interés en averiguarlo. Encuentro que Londres está demasiado bendecida con Lightwoods. Ahí está la dama de Lightwood, Anna, lo suficientemente mayor para vivir sola, que anda con los trajes más fantásticamente confeccionados. Probablemente a ti también te gustará. No me quejo de ella.

Su primo Thomas, también, es bastante inofensivo. Gracias al cielo, porque es enorme. Nunca dejaré de encontrar a los cazadores de sombras más grandes una presencia intimidante, incluso si son tan tranquilos y bien intencionados como Thomas. Es, en todo caso, demasiado amistoso. Un hombre demasiado bondadoso despierta sus propias sospechas.

Pero luego está mi Lightwood menos favorito de todos, peor que el que se convirtió en un gusano (cuyas fiestas, al menos, animaron las redes de chismes de Londres). Christopher Lightwood, "científico", con lo que quiero decir, "artesano del desastre". Dejé de enseñar en Shadowhunter Academy porque Christopher Lightwood causó una terrible detonación y derribó el edificio alrededor de nuestros oídos. Todavía escucho el timbre por las noches.

No sé si estos Lightwoods, Carstairs y Herondales serán la condenación o la salvación del Cónclave, pero seguro que serán un dolor de cabeza. Se los puede encontrar corriendo por las calles de medianoche concentrados en sus misteriosas misiones, mientras el caos abunda en toda la ciudad. Después de mi único encuentro con ellos como grupo, salí de las Islas Británicas de inmediato y me dirigí a un terreno más cálido.

Lamento profundamente haber sentido la necesidad de escribir esta carta, pero los Nephilim de Londres han cerrado sus portales y están tratando de capear solos su misteriosa tormenta. No creo que los brujos debamos interferir con los asuntos de los Nephilim. Sin embargo, esta sombra que ha caído sobre la ciudad podría significar un peligro para más que para los Cazadores de Sombras. La gente está muriendo. Algunos son muy jóvenes e indefensos. No podía soportar la idea de cómo me reprocharías si te enteraras de lo que estaba sucediendo más tarde y creyeras que podrías haberme ayudado. Si todavía siente bondad en su corazón por Will Herondale y su prole, le sugiero que se dirija a Londres de inmediato.

Tu cariñoso amigo,
Ragnor Fell.

Carta de Lucie a Cordelia[]

Fuente: Boletín de Cassandra Clare
Una carta de Lucie Herondale a Cordelia Carstairs, antes de los eventos de La cadena de oro. Esta carta se incluyó en los pedidos anticipados del libro hechos a través de Litjoy Crate.


Mi queridísima, queridísima Cordelia,

Es demasiado, una lástima que tu padre no te permita pasar este verano en Idris conmigo. No sé cómo espera que nos convirtamos en parabatai correctamente si nunca tenemos la oportunidad de entrenar juntas. No tengo ninguna duda de que si llegara el momento en que hiciéramos la ceremonia, nuestro VÍNCULO DE HERMANDAD INTROMPIBLE nos ayudaría, pero James dice que si no estamos entrenados en absoluto, nos veremos horribles en frente del Enclave, y No quiero eso. Ojalá tu padre ceda pronto.

Si le preocupa que seas una mujer joven sola en Londres y no desea que te quedes en el Instituto (aunque no puedo imaginar por qué), es muy posible que puedas quedarte con mi tía Cecily y mi tío Gabriel. Anna acaba de mudarse de casa y consiguió su propio piso encantador en Percy Street, y aunque Christopher suele estar allí, no te molestará, ya que se le han prohibido volar cosas en su propia casa. Alexander es solo un bebé y no te molestará en absoluto. O, si eso no le conviene, puede quedarse con mi tío Gideon y mi tía Sophie. Son las personas más amables y Thomas es el más agradable de todos los amigos de James. Barbara y Eugenia siempre están cotilleando sobre algo, pero también son amables. No creo que pueda recomendarte que te quedes con los queridos Charlotte y Henry, no por Matthew, aunque me preocupo por él. sino porque Charles es un fastidio y un fastidio terrible. En cuanto a James, él sigue siendo igual que siempre. Es el mejor hermano que una chica podría pedir, pero a veces parece que se va a un lugar muy oscuro dentro de sí mismo, y me pregunto en qué estará pensando.

Para terminar con una nota alegre, La Bella Cordelia está teniendo una gran aventura. Ha sido capturada por el apuesto pero cobarde vizconde Whitby-Featherington. Actualmente está encadenada a su corcel árabe, Horacio, pero, por supuesto, las cadenas no son rival para la Hermosa Cordelia y su intrépida amiga, la Princesa Lucrecia. Adjunto algunas páginas del manuscrito para su disfrute. Espero que Alastair no te preocupe demasiado y que tu papá se sienta mejor.

Mucho amor,
Lucy.

Escena eliminada de Días Pasados[]

Fuente: Cassandra Clare

Londres, Grosvenor Place, 1901.

Érase una vez un príncipe con cabello dorado y ojos verde oscuro. Estaba feliz, hasta que un príncipe de un reino vecino le dijo que su madre la Reina le había sido infiel a su padre el Rey.

Desesperado, el príncipe le compró a una mujer hada una poción que obligaría a su madre a decir la verdad. Pero cuando se lo dio, ella se desmayó, al borde de la muerte. Llegaron los médicos reales y, en su silencio, curaron a la reina, pero no pudieron salvar al niño que habría sido el próximo príncipe o princesa del reino. Y lo que es peor, pronto se reveló la verdad: la Reina nunca le había sido infiel al Rey.

Fue entonces cuando el príncipe se enteró de que la inocencia perdida no se puede recuperar. Hay manchas que no se pueden lavar. No después de años de arrepentimiento. No en toda una vida de arrepentimiento.

Mapa de Londres[]

Un mapa de Londres, con ciertos lugares destacados en la serie marcados e ilustrados en el mapa.

La habitación de los susurros[]

Escena del capítulo 15 del libro desde el punto de vista de James Herondale.

Cadena de Hierro[]

El juego de las cartas[]

Fuente: Cassandra Clare y otros en Instagram.
Una serie de cartas intercambiadas entre personajes para contar una historia ambientada entre los eventos de La cadena de oro y Cadena de Hierro. Notas de CC: Los Townsend están organizando una fiesta y han invitado a todos nuestros amigos... Cordelia, Lucie, Anna, Alegres Compañeros - todos están invitados pero... no todos están seguros de querer ir. ¿Thomas quiere ver a Alastair? ¿Y Anna y Ariadne? ¿James y Cordelia? ¿Qué tiene Christopher bajo la manga?


Invitación a la fiesta de los Townsend[]

Para todos: [1]

Las hojas están cambiando y con ellas la estación. Londres se vuelve más fría cada día, e incluso sin la pestilencia que recientemente nos ha asolado, incluso sin los demonios respirando sobre nuestras nucas, haciéndolas temblar de frío... Ahora es el momento para que todos los buenos cazadores de sombras se unan y se apoyen los unos a los otros de la forma más tradicional para los Nefilim: con música y danza.

Por lo que... ¡una velada musical!

Los Townsend se complacen en invitar a todo el Enclave, en su totalidad, a nuestro hogar en West End este viernes por la noche. Se servirán tentempiés, pero el entretenimiento será proporcionado por vosotros, nuestros estimados invitados y amigos. Estaríamos encantados si nos ayudaseis a dar la bienbenida al invierno trayendo vuestros mejores bailes y baladas para mantenernos calientes.

Grahame y Millie Townsend.

Carta de Lucie a Cordelia[]

Cordelia, hermana mía, la verdadera mitad de mi corazón

¿Puedes creerte la invitación de los Townsend? ¡Cuán pretencioso puede llegar a ser uno, me pregunto! A los cuatro Herondale nos llevó una hora de discusión deducir que "la víspera del viernes" significaba simplemente el viernes por la noche en lugar de la víspera antes del viernes (es decir, el jueves). ¿Y son los demonios o nuestros cuellos los que deben estar temblando de frío? "¡Helados por el frío!" Como escritora -no, simplemente como lectora- me ofende. Sin embargo, estoy divagando. Escribo para preguntarte si asistirás, pues eso será crucial para decidir si iré o no. Le pregunté a James, y él no estaba entusiasmado, pero "supuso" que "debíamos ir". Así que deseo hacerte saber que si no te entusiasma asistir, James será fácil de convencer. Pero, por más desagradable que sea la noche que prometen, me temo que puede tener razón en que "debemos ir". Vosotros, después de todo, debéis hacer la vida social de una pareja comprometida, y yo- Bueno, difícilmente podría sentarme toda la noche sola en mi habitación mientras todos mis amigos son testigos de la despiadada versión de "O mio babbino caro" de Catherine Townsend. Así que, sea cual sea tu preferencia, la respetaré. Podríamos vestirnos con volantes y ver cómo los más tontos de nuestro entorno canturrean y se pavonean, y al menos contaremos con nuestra mutua compañía y el champán. O, si lo prefieres, té y una partida de damas en el salón del Instituto. Estoy a tu servicio, mi hermana guerrera. (Me he dado cuenta en este preciso momento de que quizás quieras no solo asistir, sino actuar; si ese es el caso, me retracto de toda mención previa sobre canturreo y te brindo y entusiasta e incondicional apoyo. Incluso te acompañaré, si lo deseas, pero no soy muy buena con la espineta así que, por favor, algo considerablemente lento sería lo mejor).

Siempre tuya a través de las serenas aguas del tiempo y el espacio.

L. Herondale

Carta de Ariadne a Anna[]

Estimada señorita Lightwood,

Confío en que hayas recibido la misma invitación a la velada musical de los Townsend que el resto del Enclave. Escribo con la pregunta de si tienes la intención de asistir, y para decirte que espero que así sea y que espero verte allí.

No es tu clase de fiesta, por supuesto -aburrida, burguesa y sofocante, imagino que dirías- pero siendo la hija del Inquisidor rara vez puedo presentarme en las reuniones más animadas que tú prefieres, así que planeo asistir, por mucho que desee estar en otra parte. (¿En una de esas reuniones, quizás?). Por un lado, Catherine pedirá mi cabeza cabeza si no estoy allí para quitarle a su madre de encima, y por otro... Bueno, deseo verte.

Se de buena tinta que tu hermano y su escandaloso grupito, como sea que se hagan llamar, planean estar allí. Así que también escribo para implorarte que asistas para que alguien más sensato esté presente y cualquier explosión, implosión, o alboroto de cualquier clase sea, si no prevenido, al menos más fácil de contener y limpiar luego.

Para el evento estoy pensando en un vestido que tengo, de color rubí profundo, con un escote bastante llamativo. No soy buena juzgando mi propia apariencia, pero conozco tu gusto y me atrevo a decir que considerarás que me favorece. Por tu parte, espero que uses esos pantalones de raya diplomática que tienes. Hace una eternidad que no los luces, y los extraño, o más bien, extraño la elegancia con que los portas.

En resumen, espero verte allí. Sé que no tienes por costumbre guardar cartas de admiradores, y que más bien las usas para prender tu chimenea. Quizás también sea ese el destino de esta nota, pero no lo creo. Después de todo, no acudo a ti como una admiradora, sino como una amiga, y una con los mejores deseos del mundo para ti.

Tuya,

Ariadne Bridgestock

Carta de Anna a Matthew[]

Señor Fairchild-

Matthew, le he dado instrucciones al mensajero que te trajo esta nota para que evalúe tu sobriedad y, de considerarla insuficiente, para darte dos bofetadas en la cara. Enderézate y atiende, tarado libertino. Todavía es la hora del desayuno. Y esto es importante. ¿Vas a ir a la velada musical de los Townsend? Déjame reformularlo: si sabes lo que te conviene, irás a la velada musical de los Townsend.

Por supuesto, espero disfrutar de tu compañía allí como mi amigo y compañero. Pero, siendo franca, también necesitaré el apoyo.

Mi noche estaba libre, así que les dije que estaría allí, pero no pensé, y ahora he recibido una nota de cierta A.B., haciéndome saber de forma inequívoca que definitivamente asistirá también. Será una gran reunión, sin duda, y pasaremos buena parte de nuestro tiempo viendo cómo Thoby Baybrook persigue las bolas de malabarismo que siguen cayéndosele durante su actuación, en lugar de socializar de forma más íntima. Pero -y confío en tu discreción en este asunto- me encuentro temblando de nervios. Imagínatelo. ¡Yo nunca tiemblo! Espero poder contar contigo. Normalmente no acostumbro a pedir favores.

Sin embargo, esta es una situación inusual.

Matthew: ella llevará el vestido color borgoña.

Anna

Carta de Ariadne a Matthew[]

Para Matthew Fairchild-

Bien, he enviado la carta. En contra de mi buen juicio, debo añadir. Es probable que la aleje en lugar de atraerla, honestamente, pero tienes confianza con ella en aspectos en los que yo ya no. Si crees que es más probable que ella asista como resultado, confiaré en tu plan. Sin embargo.

Soy plenamente consciente de que normalmente ni ella ni tú seríais participes de una fiesta tan penosa como lo es una velada musical para todo el Enclave. (Yo tampoco, pero como hija del etcétera, etcétera, difícilmente necesito decírtelo). Así que esta nota sirva, no como amenaza, sino como promesa: si se te ocurre escabullirte de la fiesta para irte a una de tus orgías de subterráneos, o cualquiera que sea tu ambiente habitual, y me dejas con ella en un incómodo momento de cortesía con canapés rancios sin hacer acto de presencia...

Te seguiré a los confines de la Tierra y estarás perdido. Perdido, Fairchild.  Me atrevería a decir que puedo superarte en tres de cada cuatro duelos, pero te aseguro que también soy muy buena con una daga en la oscuridad. Espero disfrutar de esta alegre apertura de la temporada social contigo. Te veré allí.

Sinceramente,

Ariadne Bridgestock

Carta de Matthew a Cordelia[]

C,

No, eso no servirá para nada. Ya hay otras C.  Christopher, por ejemplo. También Caiaphas, un hombre lobo al que a veces le compro vino.  (Verás, tiene una excelente nariz).

Cordelia Carstairs, no necesitas preocuparte por la fiesta de los Townsend. En primer lugar, ninguno de Nuestro Grupo tiene planeado participar en absoluto, sino que nos limitaremos a quedarnos atrás y observar las festividades mientras bebemos y ocupamos asientos. Desde luego, no deberías temer que te pidan que bailes como hiciste en el Ruelle. Esto no será el Ruelle. Será mucho más insípido.

Estoy seguro de que J está centrado completamente en vuestras responsabilidades como pareja comprometida haciendo las rondas y siendo vistos por los pálidos provincianos del Enclave. Tiene razón, como siempre, el muy cabrón, pero se preocupa demasiado. Te aseguro que nosotros los Compañeros urdiremos un plan con el que podremos (1) pasar un buen rato en la reunión más aburrida de la temporada y (2) no perdernos la tarta. (No sé si has probado la tarta de los Townsend. Son una familia tediosa, pero su cocinero es una especie de elfo obsesionado con la repostería que hace grandes conjuros con el azúcar hilado y la crema de mantequilla). (Sí, de verdad es un elfo, creo. O Catherine me estaba tomando el pelo).

Sus orejas son bastante puntiagudas, en cualquier caso. No espero con gran placer esta velada musical, pero sí espero con gran placer, por supuesto, la oportunidad de pasar tiempo en su presencia. En verdad, mi parabatai no podría haber elegido una mejor novia con la que aburrirse hasta la desesperación en las fiestas de años venideros. Sugiero que para esta traigas una petaca para meter en tu bolsillo. Si no lo haces, no te preocupes; yo llevaré dos. Al menos dos.

Sigo siendo, como siempre, tuyo sinceramente, etc., etc.

Matthew Fairchild

Carta de James a los Alegres Compañeros[]

CONFIDENCIAL- NO DISTRIBUIR- BAJO PENA DE MUERTE- NOS REFERIMOS A TI

Mis más alegres compañeros,

Tras un largo debate, hemos llegado a un acuerdo (o lo más cercano posible) sobre nuestro plan de Divertirnos En La Velada Musical De Los Townsend Pese A Ser Una Velada Musical Organizada Por Los Townsend. (Se han propuesto varios nombres alternativos, pero todos han sido vetados por el organizador del plan, es decir, yo. Por favor, no sigas enviando propuestas de nombres, Matthew). Nuestro estimado colega Christopher ha estado trabajando en su tiempo libre en un nuevo método de envío rápido de mensajes escritos sin usar mensajeros. En vez de eso, los mensajes se envían con una combinación de runas (así que traed vuestras estelas) y un propulsor inventado por el propio Christopher. Tengo entendido que la técnica todavía no es perfecta, pero el Señor Lightwood asegura que está lista para ser mostrada y probada, y qué mejor lugar que una fiesta en la que perderse el entretenimiento principal no sería decepcionante, sino un gran alivio. Atravesando un pasillo del salón principal de los Townsend hay una pequeña sala de juegos. La llamo sala de juegos, pero en realidad carece de juegos y nadie la usa nunca. No tiene ventanas y es un poco estrecha, pero sobre prácticamente sin muebles, siendo un lugar adecuado para una demostración científica. Aún mejor, el propio pasillo parte del salón haciendo un recodo, y una vez que uno ha pasado por la esquina, es invisible al resto de los asistentes a la fiesta. (Véase el plano adjunto de la primera planta de la casa; agradezco a TL por sus habilidades de dibujo a mano alzada). Este plan asume que ninguno de vosotros tiene planeado actuar en el musical en sí; de no ser así, MF desea que os recuerde tanto vuestras lealtades como la naturaleza mayormente filistea de la mayoría de los invitados. Seguramente esto nos aporte suficiente entretenimiento para pasar la velada. La fiesta es dentro de solo un día, así que si hay alguna pregunta sobre este plan, por favor, hacédmela saber sotto voce mañana por la noche mientras Millie Townsend canta sus baladas asesinas.

Ánimo, media legua, media legua más, y sin cesar,

James H.


Carta de Thomas a Alastair[]

Estimado señor Carstairs-

No hemos hablado en muchas semanas, presumiblemente como resultado de las desafortunadas circunstancias en las que nos vimos por última vez. Sin embargo, te escribo esta tarde para hacerte llegar mis deseos de que tu familia siga gozando de buena salud y fortuna. Como estoy seguro de que sabes, este viernes se celebra un evento social para todo el Enclave en casa del señor y la señora Townsend. Sé que su hermana estará entre los asistentes, con su prometido.  Los Lightwood -Eugenia, Anna, Christopher y yo- también planeamos estar allí. Y, por supuesto, esperamos que la familia de nuestra estimada Cónsul, así como sus dos hijos, hagan acto de presencia. ¿Deberíamos esperar verte allí? Lo pregunto simplemente porque si es así, no asistiré. Entiendo que dado que tu familia estará allí tienes todo el derecho de asistir, así que estoy feliz siendo yo quien declina la velada.

Sinceramente,

Señor T. Lightwood

Carta de Alastair a Thomas[]

SEÑOR LIGHTWOOD,

TOM-

Mira, tú,

Estoy asombrado e impresionado por el descaro de que me escribas para preguntarme si asistiré a un evento solo para decirme después que si asisto, tú no lo harás. Sin duda te sientes agraviado por la última vez que nos vimos. Bueno, yo también. Las bromas y jugarretas de nuestros años de escuela difícilmente son razón suficiente para la humillación pública que sufrí, tanto por el grosero exabrupto de Matthew Fairchild como por el tuyo. El solo pensamiento de asistir a una fiesta con los de tu calaña me produce una mezcla de, por un lado, paroxismos de risa impotente, y por el otro, un contundente dolor de cabeza por una furia apenas contenida que yo[carta descartada, no enviada]


Señor Lightwood,

Gracias por tu amable carta. Estoy, por supuesto, al tanto del evento venidero en el hogar de los Townsend, gracias a los medios habituales por los que he recibido mi propia solicitud de asistencia. Me parece obvio que no requiero que me informen sobre la fiesta como si de lo contrario ignorara su existencia. A diferencia de algunas de las familias de cazadores de sombras de Londres, los Townsend sólo han sido corteses con la familia Carstairs, y la insinuación de que yo no habría recibido exactamente la misma invitación que tú es exactamente el tipo de disparate que [carta descartada, no enviada]

Thomas,

No asistiré a la velada musical de los Townsend, pues ya cuento con un mejor compromiso previo que consiste en limpiar las jaulas de las palomas en el zoológico de Regent's Park. Gracias por pensar en mí. De este modo confirmo la recepción de tu carta. Ignoro por qué me escribías en absoluto, pero por favor, no me respondas tratando de explicarlo.[carta descartada, no enviada]

Thomas,

Quiero disculparme, he intentado disculparme, pero cada vez que me acerco a ti un muro de tus amigos me impide hacerlo. Difícilmente puedes reprocharme que no me haya disculpado cuando no me permitís hacerlo. Sí, sé que lo que hice está muy por encima del nivel de una broma o una jugarreta. Pero a uno debe permitírsele redimirse de alguna forma, porque si no, ¿qué queda? ¿Desesperanza? Supongo que no te importa mucho lo que siento. Solo porque tus amigos te quieren, y porque eres ridículamente tolerablemente apuesto, crees-[carta descartada, no enviada]

Carta de Cordelia a James[]

James-

¿Necesitas que te rescaten? Todo el mundo está en la sala de juegos para la demostración de Christopher, incluso Thomas, que se ha pasado la mayor parte de la tarde escondiéndose de mi hermano. Tú, por otra parte, te has quedado en un rincón con la señora Comosellame. He intentado acercarme lo suficiente para intervenir, pero me interceptó el señor Townsend, que quería hablarme de sus viajes por Levante cuando era más joven. No sabría decir si estaba confuso sobre los orígenes de mi familia o si simplemente asumió que cualquiera estaría fascinado por sus historias de camellos y pirámides. En cualquier caso, M sugiere que podría interrumpir y reprenderte por ignorar a tu prometida. Lucie dice que estás ignorando a tu prometida, pero no le hagas caso, sé que eres demasiado educado para interrumpir a una miembro del grupo de mayores. (Si tú mismo te acuerdas, por favor, recuérdame su nombre cuando vengas). Ven en cuanto puedas. No permitas que la señora Rosewain te siga.

-Daisy

Carta de Christopher a los invitados de la demostración[]

Para: James, Lucie, Matthew, Thomas, Cordelia, Anna, Ariadne

De: Christopher

En un mundo ideal, habría podido enviaros esta nota a través de la misma técnica que voy a demostrar esta noche, pero produce un estallido bastante fuerte, y pensé que probablemente nos delataría. Aunque no pretendo permitir que los modales sociales impidan el progreso de la ciencia, varios de vosotros me habéis recordado que la discreción puede ser muy valiosa. Aunque admito que no se me ocurre ningún ejemplo personal en el ese sea el caso.

En la sala de juegos he colocado un suministro de gafas protectoras, las cuales os sugiero usar.  No hay peligro de que os dañéis los ojos, pero puede que haya algunos destellos muy brillantes.  Además, el propulsor que utilizaré para enviar el mensaje es una mezcla experimental, similar a las que he probado en el pasado, pero no exactamente igual. Hay una posibilidad muy, muy pequeña, de que la inhalación de sus gases provoque algunos efectos temporales en la mente, así que recomiendo que sostengáis un pañuelo sobre vuestra nariz y boca durante la demostración. Para aclarar, no creo que ninguno de estos efectos tenga un impacto negativo en nuestra capacidad para volver a la fiesta y asistir a las presentaciones musicales después. En el peor de los casos, puede hacer que esas presentaciones parezcan más disfrutables de lo que serían de otra forma.

Carta de James a Millie y Grahame Townsend[]

Estimados señores Townsend,

En mi nombre, el de mi familia, el de mi prometida y los de mis amigos, deseaba pedirles mis más sinceras disculpas por haberme ido de su encantadora reunión sin una despedida adecuada. Su velada musical fue, como todos habían esperado, un éxito rotundo, con interpretaciones de todo tipo que demostraron la falsedad de la afirmación común de que los nefilim son incapaces de producir obras de arte. Sin duda, la interpretación de su hija Catherine de la famosa aria de Puccini podría estar junto a los más destacados profesionales que se pueden encontrar en el Royal Albert Hall.

Tal y como descubrieron junto con el resto de los invitados, Christopher Lightwood deseaba aprovechar la oportunidad de tenernos a todos presentes para demostrar el estado de su invención más reciente. Me ha dicho que, cuando esté terminado, revolucionará por completo la forma en la que los cazadores de sombras pueden comunicarse entre sí, prescindiendo de la necesidad de mensajeros, repartidores y del uso del servicio postal mundano para enviarse mensajes unos a otros. En su lugar tendremos un método totalmente autosuficiente basado en runas. Sin duda cualquiera estaría de acuerdo en que un avance así compensaría cualquier dificultad que el proceso de invención y experimentación pudiese generar.

Como también descubrieron, la demostración del señor Lightwood dio un giro inesperado, con una buena cantidad de su propulsor personalizado siendo liberado en su sala de juegos y pasillos. Por suerte, era una noche apacible, y las ventanas abiertas, así como el vigoroso ventilado de las puertas por parte de Thomas Lightwood y Ariadne Bridgestock dispersaron rápidamente los gases. Dicho eso, ni yo ni mis compañeros somos capaces de explicar un intervalo de aproximadamente noventa minutos entre el final de la demostración y nuestra partida de su casa.

Por ello, parece ser que tristemente mostramos una falta de buenos modales al no agradecerles su cálida hospitalidad en el momento. Una vez más, acepten nuestras más sinceras disculpas, y nuestro agradecimiento por esa hospitalidad, aunque haya llegado descortésmente tarde.

Mis más cálidos saludos,

James Herondale

Carta de Matthew a James[]

Jamie,

Dios mío, ¿qué había en esa cosa de Christopher? ¿Sabes si habrá efectos duraderos? Dudo si preguntarle a Kit, parece demasiado abatido. Además, estoy intentando averiguar a quién le debo exactamente una disculpa por comportamientos concretos que pudieron suceder tras la demostración. Parece que he perdido más de una hora de mi memoria, así como mi chaleco y un anillo de granate al que le tenía bastante cariño. Cualquier idea que tengas será apreciada.

Matthew

Carta de Cordelia a Anna[]

Querida Anna,

La última hora de la fiesta está algo borrosa para todos nosotros, creo. Pero puedo asegurarte que tanto tú como Ariadna os comportasteis con el debido decoro, y que en ningún momento "te pusiste en evidencia", como sueles decir, ni entre los invitados ni en la sala de juegos. Además, la próxima vez que hables con Ariadne, por favor, elógiala por su precioso vestido. ¡Le quedaba muy bien! ¿Fuiste tú la responsable de conseguírselo? Tienes un ojo excelente para los colores y los cortes que favorecen. De todos modos, no te preocupes. He hecho algunas indagaciones privadas, y nadie ha notado ningún comportamiento inusual por tu parte o la de la señorita Bridgestock. (De hecho, Rosamund parecía tener la impresión de que estabas coqueteando descaradamente con ella. Puedo confirmar que no lo hacías y que Rosamund simplemente está siendo extraña). ¿Sigue en pie lo del té del miércoles? Avísame si no es así, y de lo contrario, te veré entonces.

Cordelia Carstairs

Carta de los Townsend a los invitados a la demostración[]

A la atención de: James Herondale, Lucie Herondale, Matthew Fairchild, Thomas Lightwood, Anna Lightwood, Christopher Lightwood, Alastair Carstairs, Cordelia Carstairs


En nombre no sólo de nuestra propia familia, sino de la generación paterna del Enclave en general, deseamos comunicaros nuestro descontento por vuestro comportamiento en nuestra velada del viernes. Todos vosotros sois adultos, o casi, bajo la Ley Nefilim, y por lo tanto debéis rendir cuentas como lo haría cualquier adulto. Y deberíais avergonzaros de vosotros mismos.


Dada la influencia que poseen muchas de vuestras familias, y el reducido tamaño del Enclave de Londres, no podemos excluiros de todos nuestros futuros eventos. Ojalá pudiéramos. Sin embargo, seremos más cuidadosos en el futuro a la hora de limitar el acceso a las habitaciones de nuestra casa que no estén destinadas a los invitados de la fiesta. En lugar de tomarnos el tiempo de elaborar quejas individuales, por la presente detallamos nuestras quejas más obvias, para que vuestras conductas sean expuestas entre vosotros. Ciertamente, ninguno de vosotros merece que sus acciones se mantengan privadas.


Alastair: Nos alegramos de que finalmente llegaras, aunque hay una gran diferencia entre "notablemente tarde" y la hora de tu aparición. (Justo a tiempo para los postres, nos dimos cuenta). Además, la canción que interpretaste fue muy inapropiada para las damas presentes, especialmente las que no están casadas, como nuestra hija, y también tu propia hermana.


Lucie: Aunque siempre hemos apoyado tu afición por escribir relatos entretenidos, y entendemos que el arte de contar historias implica creatividad artística, tu narración incesante, estridente y melodramática de los sucesos que siguieron al Incidente de Christopher Lightwood no fue apreciada por nosotros ni, especialmente, por la señora Rosewain, a quien te refiriste en todo momento como «señora Comosellame».


James: Tu interrupción a la hora de servir la tarta para declarar tu eterna devoción a tu amor verdadero fue un gesto galante. Sin embargo, podría haber sido mejor si no hubieras prometido tu fidelidad a un retrato al óleo de nuestra matriarca ancestral, Frideswide Townsend. Tu gusto es admirable, por supuesto, y ella era considerada una gran belleza. Es una lástima para tus sentimientos que falleciese a finales del siglo XVI.


Anna: Te agradeceríamos que pasaras a recoger a tu hermano por nuestra casa en algún momento. Ha estado murmurando para sí mismo, jugueteando con un lápiz y un papel, y amenazando con «otra prueba, más mejorada». Por favor, recógelo lo antes posible.


Thomas: No sabemos cómo conociste a ese vampiro que intentó acompañar a todos los intérpretes con su dulcémele, pero no es bienvenido a nuestra casa, y si lo volvemos a ver, tú tampoco.


Matthew: Por lo que sea que contuviese esa botella que le diste a mi madre, la encontramos esta mañana, durmiendo la siesta en nuestro tejado. Cuando la despertamos dijo que era de un color verdoso y pidió más. Te agradeceríamos que trajeras otra botella, cuando prefieras.


Cordelia: Tu demostración del filo sobrenatural de tu espada fue muy impresionante, aunque no estuviera en el espíritu del tipo de presentación que esperábamos para una velada musical. No obstante, no es tan sorprendente que haya sido capaz de cortar nuestras cortinas, una silla del comedor o el bizcochuelo. Hemos hablado con tu hermano, y nos ha sugerido que nos sintamos libres de enviar una factura por los costes de sustitución a la familia Herondale, ya que muy pronto serás problema de ellos, y no de él.


En resumen, todos vosotros os habéis comportado de forma abominable, y sois, todos y cada uno de vosotros, una vergüenza para vuestros diversos y sagrados apellidos. Esperamos que os unáis a nosotros el jueves después del próximo, para ir a navegar en bote y almorzar en el Hyde Park.


Señor y Señora de Grahame Townsend

Galería[]

Siempre hay que tener cuidado con los libros[]

Esta historia corta (One Must Always Be Careful of Books en inglés) trata sobre una aventura de Magnus Bane y Jem Carstairs (como Hermano Zachariah) en el Laberinto en Espiral incluida en algunas primeras ediciones de Cadena de Hierro. Puedes encontrar toda la información traducida aquí.

Fiebre[]

Una historia corta incluida en las ediciones especiales de Waterstones en tapa dura de Cadena de Hierro. Será la escena de La cadena de oro donde James Herondale tiene fiebre escalofriante y Cordelia Carstairs le cuida, leeída desde la perspectiva de Cordelia.

Adelanto eliminado[]

fuente: Cassandra Clare en Tumblr
Un adelanto de Cadena de Hierro que Cassandra lanzó antes de la finalización del libro y que fue eliminado de la versión final publicada.

Durante los últimos meses, se había vuelto más cercana a todos los amigos de James, pero se había vuelto más cercana a Matthew. Siempre estaba dispuesto a acompañarla a bailar en una fiesta, o sentarse en un banco y charlar y chismear. Ahora la hacía reír pensar que una vez casi le había tenido miedo, creyéndolo el guardián desaprobador de James.

Referencias[]

Las Crónicas de Cazadores de Sombras de Cassandra Clare
Cazadores de Sombras
Ciudad de Hueso Ciudad de Ceniza Ciudad de Cristal
Ciudad de los Ángeles Caídos Ciudad de las Almas Perdidas Ciudad del Fuego Celestial
Los Orígenes Renacimiento
Ángel Mecánico Lady Midnight
Príncipe Mecánico El Señor de las Sombras
Princesa Mecánica La Reina del Aire y la Oscuridad
Las Últimas Horas Las Maldiciones Ancestrales
La cadena de oro Los manuscritos rojos de la magia
Cadena de Hierro El libro perdido
Cadena de Espinas El Libro Negro de los Muertos
Las Crónicas de Magnus Bane
Lo que realmente pasó en Perú Salvar a Raphael Santiago
La reina fugitiva La caída del hotel Dumort
Vampiros, pastelitos y Edmund Herondale ¿Qué comprarle a un cazador de sombras...
El heredero de medianoche La última batalla del Instituto de Nueva York
El auge del hotel Dumort El curso del amor verdadero...
El buzón de voz de Magnus Bane
Cuentos de la Academia de Cazadores de Sombras
Bienvenidos a la Academia... Reyes y príncipes pálidos
El Herondale perdido Sabor amargo
El demonio de Whitechapel La prueba de fuego
Nada más que sombras Nacido para la noche eterna
El mal que amamos Los ángeles descienden dos veces
Fantasmas del Mercado de Sombras
Hijo del amanecer Los malvados
Emite largas sombras La tierra que perdí
Cada cosa exquisita A través de la sangre, a través del fuego
Aprender sobre la pérdida El mundo perdido
Un amor más profundo Caído por siempre
Próximos
Cazadores de Sombras: Los Poderes del Mal
Cazadores de Sombras: Las Traiciones Secretas
Libros complementarios
Códice de los Cazadores de Sombras
La Historia de Notables Cazadores de Sombras y Habitantes del Submundo
Cazadores de Sombras y Subterráneos
Libro oficial para colorear de Cazadores de Sombras
Clásicos reinventados en el mundo de Cazadores de Sombras
Extras
Las Crónicas de Cazadores de Sombras (Extras)
La fiesta de compromiso
Un cuento extra de Jace y Clary
Una historia extra de Magnus y Catarina
Cuento extra. El libro perdido
Los Secretos de Blackthorn Hall
Novelas gráficas
Ciudad de Hueso: La Novela Gráfica
Cazadores de Sombras: Los Orígenes - Serie Manga
Ángel Mecánico: Manga Príncipe Mecánico: Manga Princesa Mecánica: Manga
Cazadores de Sombras: La Novela Gráfica
1 2 3 4 5 6
Adaptaciones
Cazadores de Sombras: Ciudad de Hueso
Cazadores de Sombras: Ciudad de Hueso (videojuego)
Shadowhunters: The Mortal Instruments
Advertisement